¡No caigas ni realices publicidad engañosa!

¡No caigas ni realices publicidad engañosa!

Existen dos vertientes de publicidad engañosa, la primera definición es aquella publicidad que presenta afirmaciones falsas sobre los productos o servicios con la intención de hacer que cambie su manera de pensar. Y el segundo punto para que sea considerada publicidad engañosa es que se omitan datos fundamentales sobre los productos o servicios. 

Para identificar la publicidad engañosa, es cuando el producto o el servicio es adornado de manera exagerada hasta llegar al punto de las mentiras, por que estás comunicando algo erróneo y puede causar muchas consecuencias en el consumidor que si caiga en dicha publicidad. 

El único objetivo de la publicidad engañosa es aumentar las ventas pero de manera ficticia, por que el consumidor al darse cuenta va a dejar de consumir y puede resultar bastante contraproducente porque el consumidor es el rey y si hablan mal de tu marca, todo lo que hayas construido se va a derrumbar por una simple opinión. 

Algunos puntos para detectar la publicidad engañosa son los siguientes: 

  • Mensajes y expresiones ambiguas que provocan que el destinatario pueda interpretar su significado en un sentido equivocado.
  • Ocultar información importante, por ejemplo sobrecostes o cláusulas adicionales.
  • Mentir sobre las características del servicio o los beneficios que aporta.
  • Ensalzar las características del producto aludiendo a estudios falsos o con datos manipulados.
  • Mostrar imágenes del producto que no se corresponden con su apariencia real.
  • Ofrecer un producto o servicio a un precio determinado a sabiendas de que no se cuenta con existencias para atender la demanda.
  • Promociones, sorteos o concursos en los que no se ofrezcan los premios prometidos.
  • Aludir a errores tipográficos en el precio del producto, con la intención de venderlo a un precio superior al ofertado.
  • Incitar a que el consumidor relacione el producto con una marca determinada, por ejemplo una empresa de reconocido prestigio, cuando en realidad no pertenece a ella.
  • Afirmar que la marca está adherida a un determinado código de conducta cuando es falso.
  • Anunciar un producto con palabras como “gratis”, “regalo” o “a coste cero”, cuando en realidad el consumidor va a tener que abonar dinero por él.
  • Decir que el producto estará disponible solo durante un período muy breve de tiempo para dar carácter de urgencia a la compra, cuando esto sea mentira.

Hacer publicidad engañosa no tiene ninguna ventaja, ya sabes cómo identificarla y qué hacer para no caer en este tipo de publicidad. No vale la pena arriesgar la imagen de tu marca por subir las ventas de manera fantasma. 

Caro Hernández
carolina@brightmarketing.mx